Instalaciones

La planta incineradora tiene una superficie de 360 metros cuadrados totalmente aislada del exterior, con el horno crematorio al fondo, una zona para las cámaras refrigeradoras que conservan los cuerpos en perfecto estado hasta el momento de su incineración y otra zona de oficina y atención al público.

El horno cumple todas las normativas medioambientales dictadas por la Unión Europea y no es contaminante en cuanto a emisión de humos ya que estos son totalmente oxidados en el reactor del horno hasta el punto que las emisiones de gases son incoloras e inodoras.

Las temperaturas que se alcanzan dentro del horno durante la incineración son del orden de los 900 - 1100 ºC. La cámara de incineración esta recubierta con una capa de unos 20 cm de espesor de hormigón que minimiza las perdidas de calor hacia el exterior.